Icono menu

NOTICIAS RELACIONADAS

Hablamos sobre violencia de género con mujeres Wounam y Embera de Riosucio (Ver más...)

Feria de servicios en el Urabá antioqueño (Ver más...)

Un nuevo comienzo para Eufemia (Ver más...)

Comunidades del Putumayo comparten experiencias de empezar una nueva vida tras ser desplazadas por el conflicto

Artículos y Opinión 16/08/2019
Portada noticia

Asistencia Humanitaria Integral BPMR XIII


“Un indio sin tierra no es nada”. Estas siete palabras de un indígena resumen una realidad que afecta a cientos de comunidades que tuvieron que huir de sus territorios por el conflicto y que hoy luchan por salir adelante en un nuevo lugar o por volver a su tierra. Es solo una de las reflexiones que se escucharon en un encuentro donde comunidades urbanas e indígenas compartieron sus aprendizajes sobre los diferentes planes de reubicación y retorno que se están desarrollando en el Putumayo.

Este espacio sirvió además para recoger las buenas prácticas, críticas y recomendaciones de las comunidades para que las entidades municipales, nacionales y de cooperación internacional para retroalimentar las actividades que se están desarrollando en torno a los planes de reubicación y retorno.

Además, se abordaron cuestiones sobre cómo fueron los procesos de construcción y concertación de los planes de reubicación y retorno; qué iniciativas en medios de vida fueron las que mejor funcionaron; cómo se desarrollaron los procesos de reparación colectiva; y cuáles son los mecanismos y formas de autogestión comunitaria que tienen.

Alguno de los participantes comentó: “Estamos avanzando luchándole al proceso para que se nos den las cosas como comunidad”. Otra participante dijo: “Como autoridades nos toca ver que los planes de reubicación se incluyan en los planes de desarrollo para que se cumplan”.

Una de las claves para que los planes de reubicación y retorno tenga éxito es que las comunidades accedan a oportunidades en medios de vida. Por eso, Mercy Corps acompaña a alguna de estas comunidades orientándolas para tener una iniciativa productiva que se adapte a sus necesidades y contexto. Una de ellas es la de Agua Negra, al sureste del departamento. Jeison Estrada, Gobernador del resguardo cuenta cómo fue el apoyo de Mercy Corps a este proceso. “Lo más importante es que se hizo un trabajo junto con la comunidad y nos enseñaron a transformar nuestras materias primas en productos que luego pudimos vender”, explicó.

Johana Guerrero, consultora en medios de vida de Mercy Corps en Putumayo, habla sobre la importancia de este tipo de eventos para también visibilizar la identidad de los pueblos originarios. “Estos espacios también sirven para poner en práctica la hermandad de los pueblos indígenas con sus ritos y costumbres; y fortalecer los lazos de lucha por los medios de vida y la espiritualidad ancestral”, dice.

El cierre contó con agradecimientos a la naturaleza y se resaltó la necesidad de seguir preservando la identidad de las comunidades indígenas y la defensa de la tierra. Ahora las instituciones sistematizarán las conclusiones de este encuentro para recoger los aprendizajes de las comunidades para reconstruir un hogar o volver del que huyeron, tras ser desplazadas por la violencia.

Cinco comunidades urbanas y seis comunidades indígenas del departamento participaron en esta actividad que, y que se desarrolló el 13 de agosto en el resguardo Nuevo Amanecer, en Puerto Asís. ACNUR y Opción Legal impulsaron este espacio en el marco del trabajo que realiza la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV) y el apoyo de la Gobernación del Putumayo.

Esta acción se enmarca en el programa Soluciones Humanitarias Duraderas con el que apoyamos a más de 5.300 personas víctimas del conflicto armado en 24 municipios de Chocó, Putumayo, Cauca y Antioquia.