Icono menu

NOTICIAS RELACIONADAS

Carta de dimisión de Neal Keny-Guyer, Director General de Mercy Corps

Artículos y Opinión 11/10/2019
Portada noticia

10 de octubre de 2019

Querido Equipo Global de Mercy Corps,

Anuncio con el corazón entristecido que renuncio a mi cargo de Director Ejecutivo de Mercy Corps, efectivo a partir del momento en que la junta determine una fecha. Mientras tanto, renuncio inmediatamente a mis responsabilidades diarias. La Junta nombrará un/a líder interino/a. Los acontecimientos de esta semana me han hecho pensar profundamente en muchas cosas, especialmente en lo que es mejor para Mercy Corps, en lo que promueve la reparación y en el acto correcto de liderazgo auténtico para mí.

Quiero a esta organización. Quiero a todos los miembros del equipo. Me preocupo profundamente por nuestra misión y nuestro trabajo en el mundo. He dedicado 25 años a hacer todo lo posible para construir una organización con una verdadera trascendencia, un auténtico líder, con un equipo increíble y una cultura influyente. Eso es lo que somos hoy en día, gracias a nuestro equipo global. Estoy muy orgulloso de todos, todas y cada uno de ustedes.

Sin embargo, mi falla en intervenir y cambiar la manera en cómo la organización respondió a las solicitudes de Humphrey a través de la línea directa a finales de 2018, me ha estremecido hasta la médula. Siento un gran sentido de responsabilidad personal - no porque tuviera toda la información completa, no la tenía - sino porque no presté toda mi atención y no cambié nuestra manera de proceder. Si voy a ser moralmente dueño de esto - y así lo creo en mi alma - entonces necesito tomar una acción final. Claro, hay fallas en la gobernabilidad, en los procesos y en la gestión. Pero si hubiera prestado más atención, si me hubiera concentrado más, si hubiera sido un líder totalmente atento, el resultado podría haber sido diferente. Esto ha causado un gran daño a la organización que quiero. Lo más importante es que esto ha exacerbado el dolor de una sobreviviente. Por eso, mi alma siempre estará marcada. Realmente espero que mi decisión ayude a promover la recuperación de alguna manera.

Debería haberlo hecho mejor. Mercy Corps se merece algo mejor.

Cuando empecé hace 25 años, Mercy Corps estaba en la quiebra, muy debilitada, y era una organización de tal vez 200 personas de todo el mundo, con un presupuesto de menos de 10 millones de dólares, y con muy poca influencia y trascendencia. Hoy en día somos un líder mundial reconocido, un equipo de poco menos de 6000 personas, un presupuesto de más de 500 millones de dólares y una reputación por trabajar en los lugares más difíciles y siempre aportando innovación e ideas vanguardistas. Ha sido un esfuerzo de equipo. Estoy muy orgulloso de nuestro viaje.

He tenido la suerte de trabajar con las personas más increíbles de todo el mundo. La mayor alegría de mi vida - a parte de mi familia - ha sido construir esta organización (con tantos otros) y trabajar con el mejor equipo del mundo.

Mercy Corps seguirá siendo fuerte. Encontrarán a un/a adecuado/a futuro/a líder. Es hora de tener una visión innovadora y una nueva energía.

Tomaré parte de noviembre y diciembre para reflexionar y escribir sobre lo que acabamos de vivir. Quiero ayudar a aclarar -más allá de Mercy Corps- cómo la sociedad le falla a los sobrevivientes y a las víctimas de abusos. El papel de la cultura, la inequidad de género, las estructuras de poder - cómo todo esto colisiona y choca a nivel organizacional y más allá.

Esto es lo que debo hacer. Esto es lo mejor para Mercy Corps. Aprecio mucho todas las palabras y mensajes de apoyo y amor que han llegado de todas partes del mundo. Superaremos la crisis actual y Mercy Corps resurgirá como una organización más fuerte y mejor, con un liderazgo nuevo, fresco y sólido. Y quiero que todos y todas sepan esto: tenemos el equipo más asombroso del personal ejecutivo y de liderazgo senior. Tengo plena y total confianza en su liderazgo y criterio moral. También tenemos una Junta Directiva dedicada, comprometida y cuidadosa. Ellos y ellas harán lo correcto.

La fuerza de Mercy Corps siempre ha sido su gente, especialmente los que están en primera línea de nuestra misión y los muchos que apoyan a los que están en esa primera línea. Nuestra cultura ha sido puesta a prueba, pero nuestros principios y valores perdurarán y prevalecerán.

Sigamos adelante equipo,

Como dijo Maya Angelou: “Por más dolor que ella nos cause, no se puede desandar la historia. Más si se encara con valor, no hay que vivirla nuevamente”.

Neal