Icono menu

La juventud que está ganando el partido contra la violencia en Apartadó

18/07/2019
Portada noticia

Asistencia Humanitaria Integral BPMR XIII


Si preguntan a cualquier vecino de Apartadó por el "Barrio Obrero" puede que les miren con cara de extrañeza y quizás miedo. Este barrio es la zona más afectada por la violencia que vivió el municipio en los años recientes. Una gran mayoría de los que allá viven, trabajan en las fincas bananeras. En los últimos años sobre todo, se vivió una ola de violencia que dejó a muchos jóvenes como única salida, entrar a formar parte de pandillas que arruinaban sus oportunidades de futuro dejándoles con graves problemas sociales y de drogradicción.

Robert Wiche, es un joven pero en cuerpo de hombre de más de treinta años, fornido, con voz robusta y rasgos imponentes. Habla con tranquilidad sobre esta historia oscura del barrio donde creció. Su gesto serio no cambia un milímetro cuando cuenta cómo es reconocido por el trabajo que realiza en la ‘Corporación Juvenil Buena Vibra Jóvenes en Paz’. Esta idea nació cuando algunos líderes comunitarios pensaron en usar el deporte y la cultura para ganar terreno al pandillismo en la zona.

Sin embargo, tiene claro que hay mucho por hacer para asegurar que todos los jóvenes tengan mejores oportunidades lejos de las tentaciones de una pandilla. "Hay que trabajar muy duro con los jóvenes que crecieron en este problema y crear una cultura social desde la familia y llegarle al joven con ideas nuevas", comenta.

También habla del papel que juegan algunas organizaciones para acompañarles en esa aventura. "Mercy Corps nos capacitó en temas de proyectos con su experiencia ya que nosotros lo que sabemos hacer es trabajar con las comunidades", explica. Además, destaca la importancia del trabajo en conjunto para lograr llegar cada día a más jóvenes: "Esta ayuda empezó en el mejor momento y siempre trabajamos de la mano".

En su papel de líder, reclama atención para las organizaciones de base porque son las que sienten las necesidades de las comunidades al vivir su realidad cada día. "Ojalá esta entrevista sirva para llamar la atención de muchas oenegés y poder coordinar nuestro trabajo y mejorar las condiciones de nuestros jóvenes", concluye.

El deporte como camino para lograr un barrio en paz

Albeiro Asprilla es el coordinador del área de Deporte de la Corporación. Larguilucho, cara estrecha y una media perilla en la barbilla que disfrazan un poco los ventipocos años que tiene. Albeiro se encarga de realizar torneos deportivos para los jóvenes en conflicto. Hace poco, organizaron uno con el nombre de "Soy Joven de Paz", en el que participaron 336 jóvenes. Pero van más allá. También trabajan con jóvenes que están estudiando para facilitarles capacitaciones en emprendimiento y proyecto de vida, para así puedan seguir desarrollándose y tener un futuro alejado de la violencia.

Como organización, siguen pensando en crecer para llegar a más gente y una cuestión clave es cómo conseguir nuevos recursos. En ese sentido, Albeiro destaca el papel de Mercy Corps para conseguirlo: "Nos ayudaron a formular una propuesta deportiva para una convocatoria y nos dieron muchas herramientas para tener una dirección específica de donde queremos llegar".

El deporte es una de las formas que tienen para conectar con jóvenes que conviven con la violencia cada día en la calle de su barrio. Cuando se confirme que recibirán esta nueva financiación, la usarán para seguir haciendo actividades y demostrar que la juventud quiere un futuro sin violencias. "La idea es que los jóvenes se aprovechen de estos espacios sociales porque hay muy pocas organizaciones que trabajan con ellos", afirma.

"Quiero agradecerles su apoyo porque lo necesitamos para mitigar los problemas sociales de Apartadó y de la región", comenta. Además, Albeiro se muestra cansado de que en algunas noticias se sigan enjuiciando a los jóvenes de su barrio como "pandilleros" y ánima a sus vecinos del barrio a no quedarse parados: "Lo que queremos es buscar soluciones para decirles a los jóvenes que oportunidades sí hay pero que también hay que salir a buscarlas; es necesario que ellos tengan responsabilidad social".

Corporación Juvenil Buena Vibra Jóvenes en Paz es un ejemplo de cómo ideas colectivas pueden ayudar a toda una comunidad por el desarrollo y la paz en el territorio. Nuestro compromiso es acompañar estas iniciativas, como parte del programa Soluciones Humanitarias Duraderas con el que atendemos a más de 5.300 personas víctimas del conflicto armado en 24 municipios de Chocó, Putumayo, Cauca y Antioquia.