Icono menu

RELATED NEWS

Comunidades del Putumayo comparten experiencias de empezar una nueva vida tras ser desplazadas por el conflicto (see more...)

Hablamos sobre violencia de género con mujeres Wounam y Embera de Riosucio (see more...)

Feria de servicios en el Urabá antioqueño (see more...)

Un nuevo comienzo para Eufemia (see more...)

Así se construye la verdad del conflicto armado en Putumayo

Events 19/09/2019
Portada noticia

Integrated Humanitarian Assistance BPMR XIII


Por: Alejandro Rodríguez.

Los Acuerdos de Paz, que firmaron el Gobierno de Colombia y las FARC-EP en 2016, establecieron que el Estado debía hablar con todas las partes implicadas en el conflicto y entregar al país un relato donde se esclarezca y conozca la verdad sobre lo ocurrido en una guerra que duró más de 60 años. Para esta tarea, se creó la Comisión para la Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición (CEV), que tiene la misión de crear espacios para escuchar las diferentes voces implicadas en el conflicto, y contribuir al reconocimiento de las víctimas y de toda la sociedad sobre lo que ocurrió en el país en el marco de este conflicto. Tras recoger los relatos, entregará un informe a la sociedad colombiana en 2021 que se convertirá en la verdad oficial del conflicto armado en Colombia.

El Putumayo es uno de los departamentos más afectados por el conflicto, en el cual según Registro Único de Víctimas se reportan 267.643 víctimas. Dentro de los grupos poblacionales más afectados por el conflicto se encuentra el campesinado de esta región, la cual tuvo que vivir durante años entre enfrentamientos armados por lo que fueron no sólo víctimas, sino también testigos de la violencia. El pasado 6 de septiembre en Puerto Asís, La CEV desarrolló la actividad Fortalecimiento organizacional de poblaciones campesinas a partir de la memoria colectiva, un espacio para recoger la historia y testimonios de la Asociación Nacional de Usuarios campesinos (ANUC), organización que cuenta con 28 secciones departamentales en Colombia y 497 miembros en Putumayo. Desde Mercy Corps, acompañamos este ejercicio, prestando apoyo logístico y psicosocial, para reafirmar nuestro compromiso con la población víctima y con el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y la No repetición del conflicto armado.

Al comienzo de la jornada los miembros de la ANUC manifestaron que no iban a hablar dadas las constantes amenazas que viven en sus territorios y cuestionaron las condiciones de seguridad y el destino de la información que compartirían. Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), hubo 36 homicidios de líderes y lideresas defensores de derechos humanos en el Putumayo, durante los últimos tres años. A nivel nacional, la cifra asciende a 702, desde el 2016.

Por su parte, la CEV expresó a la ANUC, la importancia de recoger sus voces, ya que esto es un paso esencial para el esclarecimiento de la verdad y les pidió que les permitieran compartir, al menos su misión e interés en visibilizar las voces de las víctimas del Putumayo en la verdad oficial que se entregará al país. Tras una asamblea de los miembros presentes de la organización campesina, ANUC accedió a contar su relato, sin facilitar nombres, para que se recoja lo que pasó y lo que sigue sucediendo. La CEV desarrolló una línea de tiempo para explorar el pasado, presente y sueños de futuro de la organización campesina. El espacio se cerró con una actividad para resaltar, a pesar de todas las cicatrices que dejó el conflicto, la importancia de la comunidad como actor clave para protegerse a sí misma y para la defensa del territorio.

Tras el cierre del evento, la ANUC resaltó que fue una valiosa actividad para visibilizar las problemáticas del campesinado y la labor de la ANUC en la región: “Fue una oportunidad para recopilar información de otros municipios, su memoria histórica, y conocer su cosmovisión y los procesos de lucha por los derechos que están llevando”. Además resaltaron que aún queda un largo camino para conocer toda la verdad. “Como ANUC Putumayo, nos permitió hablar sobre cosas que no se han contado, como por ejemplo de la zona del Alto Putumayo, aunque aún falta mucho, la idea es que se siga haciendo una investigación más profunda de todo lo que ha pasado en el Putumayo para tener un documento consolidado de todas las regiones”, añadieron.

Lucia Andrade, investigadora principal de la CEV en Putumayo, resaltó la importancia de la comunidad para reconstruir la memoria del departamento y del país. “Los campesinos son sujetos políticos y sociales cruciales en el marco del conflicto armado”, comentó. Y remarcó cómo estos espacios son fundamentales para la labor de la CEV: “[Este trabajo] no se puede hacer sin las comunidades y sin las personas que han sido testigos del conflicto armado. Es importante que esas voces se escuchen y estos espacios están para precisamente escuchar, ese es nuestro trabajo: escuchar.”, dijo.

Además, Yenni Jojoa, apoyo en investigación de la CEV, destacó el papel de la Cooperación Internacional para desarrollar este trabajo: “El apoyo ha sido fundamental para poder complementar las acciones que tenemos que hacer como Estado, gracias a las metodologías y aprendizajes que la Cooperación Internacional tiene en Colombia, lo que favorece el trabajo de coordinación”. Y subrayó el trabajo en conjunto con Mercy Corps: “Ha sido uno de los principales aliados por su trayectoria en atención a víctimas del conflicto armado y su conocimiento sobre el territorio. Y en este caso, la Comisión para la Verdad y Mercy Corps, compartimos, como centro de mandato, la atención de las personas afectadas por el conflicto, por eso el nivel de relacionamiento está orientado por ese mismo propósito, también en términos simbólicos que permitan la No repetición”.

Alexander Luna, coordinador de programa de Mercy Corps en Putumayo, destacó el compromiso de la organización con la labor que realiza la CEV: “Es importante facilitar estos espacios y generar la confianza que posibilite a nuestros campesinos, fuertemente golpeados por la violencia del conflicto armado, la oportunidad de reconstruir su historia con el fin de que se esclarezca la verdad como factor clave y garante de la No repetición”. La CEV tiene un gran desafío por delante y por ello es importante contar con otros aliados de la cooperación internacional para apoyar estos esfuerzos para conseguir la verdad del conflicto, como camino hacia la reparación de las víctimas y la No repetición.

Esta actividad se enmarca en el programa Soluciones Humanitarias Duraderas con el que apoyamos a más de 5.300 personas víctimas del conflicto armado en 24 municipios de Chocó, Putumayo, Cauca y Antioquia.