Icono menu

RELATED NEWS

Emergency Response: venezuelan refugees in Colombia (see more...)

Mercy Corps prepares emergency response to assist Venezuelans in Colombia (see more...)

Apoyamos a más de 8.000 personas venezolanas y colombianas retornadas en La Guajira y Cesar

Articles and Opinion 28/08/2019
Portada noticia

Emergency Response Venezuela


Más de cuatro millones de personas tuvieron que salir de venezuela durante los últimos casi 5 años, mientras que más de 1,4 millones se encuentran viviendo en Colombia. Con el programa Respuesta Venezuela, conseguimos que más de 8.000 personas cuenten con un apoyo económico para acceder a albergues, agua, saneamiento y servicios de salud, y también a las comunidades locales de acogida, en los departamentos de Cesar y La Guajira.

Más de la mitad de los participantes fueron mujeres. Una de ellas es Andreina, que llegó en enero a La Guajira junto a su hija, y usó la ayuda que recibió para pagar el arriendo y comenzar un negocio de ‘tequeños’ (deditos de queso, de origen venezolano) que vende en Maicao. “Todos los venezolanos tienen que saber administrar el dinero que nos dan [las organizaciones]. Si no me hubieran dado el dinero, no estaría haciendo nada, pero como ellos me ayudaron, ahora puedo emprender y tener mi propio negocio”, cuenta feliz.

Además, apoyamos a más de 550 familias colombianas retornadas y también a algunas que ya estaban en Colombia. Enilfa Pedrosa, fue desplazada de Bolívar y llegó a Cesar. Hace más de una década,se fue a Venezuela buscando mejores oportunidades. A finales de 2018 tuvo que volver a Cesar, tras no poder seguir sobreviviendo en el país vecino. “En un futuro me gustaría aprender algo para emprender un negocio y me gustaría que mis hijos fuesen alguien en la vida”, dice.

Jim O´Neil, Gerente del programa Respuesta Venezuela de Mercy Corps, valora los impactos de esta iniciativa: “Estoy muy satisfecho con los resultados porque hemos apoyado a 1.000 personas más de las que habíamos planeado y establecimos unas relaciones muy sólidas con las instituciones, oenegés y agencias de Naciones Unidas”.

Cesar y La Guajira: dos departamentos, dos retos diferentes

El programa se desarrolló en varios municipios de César y La Guajira, donde los contextos son muy diferentes. Uno de los retos en el primer caso era enfrentar las necesidades de la población que llega al departamento sin ser una de las regiones que más población está recibiendo. Aunque en esta región las necesidades son grandes, se ha recibido mucho menos apoyo y solo algunas organizaciones han llegado al departamento. Por ello, la coordinación con las instituciones fue fundamental para que pudiéramos llegar a más de 3.600 personas participaron en el programa sin embargo aún queda mucho por hacer. Cristian Suárez, coordinador del proyecto en Cesar, comenta: “Muchas organizaciones nos han escuchado y eso nos ha dado la posibilidad de poder articular acciones de forma conjunta”.

La Guajira, es el tercer departamento con mayor población venezolana y uno de los principales retos está en responder con calidad a la mayor población posible que hay en la región. Sin embargo, hay ejemplos de cómo la comunidad emprender y multiplica el apoyo que reciben no solo para ayudarse a sí mismos sino también a otros para encontrar nuevas oportunidades. Valeria Brugés, técnico del proyecto en Riohacha, recuerda una de las innumerables buenas experiencias que vivió durante estos meses: “Un señor en Maicao se vino casi sin nada, una colombiana le dio refugio y con el apoyo que le dimos, inventó una máquina para amasar y hacer deditos; los insumos para hacer platanitos, y una lavadora de segunda mano que alquila en su barrio”. Y añade: “Fue una persona resiliente, que no se rindió y fue una historia muy bonita”.

Uniendo esfuerzos desde las regiones

Este trabajo, no podría ser posible sin la coordinación con las instituciones que trabajan en las regiones. Ingrid Mojica, jefe de la oficina de Política Social de la Gobernación del Cesar, explica: “Destaco las acciones, la puntualidad la seriedad y el equipo de trabajo de Mercy Corps, con el que hemos llegado a dar apoyo a esta población que tanto lo necesita en el departamento”. Y desmonta los prejuicios de algunas personas en torno a que se está olvidando ayudar a los colombianos: “Hemos sensibilizado a esta gente que nuestros hermanos [los venezolanos] no tienen un techo, y lo han entendido y les hemos brindado mucho”.

Por su parte, Johnny Losada, profesional de la Comisaría de Familia de la Alcaldía de Manaure en La Guajira, subraya la importancia de este tipo de proyectos para regiones que no tienen toda la capacidad para responder a todas las necesidades. “Nosotros no estamos preparados para esto, por eso, cualquier ayuda que venga al municipio nos ayuda mucho porque la gente que está llegando realmente lo necesita”, dice.

Al inicio de este programa, teníamos planeado apoyar a 7.000 personas. Pero, gracias al trabajo de los equipos regionales y las alianzas con otras institucionales conseguimos llegar a más de 8.000 personas.

Desde Mercy Corps, seguiremos trabajando para responder a las necesidades de las personas que están llegando a Colombia porque todo ser humano tiene derecho a construir una nueva vida digna, sin importar su lugar de origen.